Skip Global Navigation to Main Content
Skip Breadcrumb Navigation
Discursos 2012
 

Presentación de los resultados finales del Programa de Educación por Alimentos “Cambia una vida; cambia el futuro”, de SHARE Guatemala (2009-2011)

Martes 20 de marzo de 2012 / 8:00 horas
Ciudad de Guatemala

Presentes:
Sr. David Arrivillaga, Director de SHARE Guatemala
Dr. Gutberto Leiva, Viceministro de Educación Bilingüe e Intercultural
Dra. Patricia Barahona, Gerente de Desarrollo Humano, Programa de Educación de SHARE Guatemala
Lic. Rubén Fernández, Consultor, Programa de Educación de SHARE Guatemala Invitados especiales
Miembros de los medios de comunicación

Discurso pronunciado por el Embajador de los Estados Unidos de América, Arnold A. Chacón

Buenos días.

Permítanme comenzar con unas cifras alarmantes: Cada año mueren alrededor de tres y medio millones de niños en todo el mundo a causa de enfermedades relacionadas con la desnutrición.

En Guatemala se estima que el 48% de los niños menores de cinco años sufren de desnutrición crónica, lo cual tiene consecuencias a largo plazo en su desarrollo cognitivo, y consecuentemente en su participación y productividad en la económica del país. La mayoría de estos niños, víctimas de este flagelo, habitan en el altiplano occidental, y también en el oriente del país, en el llamado corredor seco.

A estos problemas de desnutrición se suman los precarios niveles de escolaridad de educación primaria.

Debido directamente al hambre, o a la desnutrición, se estima que 120 millones de niños en el mundo no asisten a la escuela. A pesar de que las inscripciones en las escuelas primarias han aumentado, las Naciones Unidas estiman que el ritmo de estos avances no será suficiente para asegurarse de que para el año 2015 todos los niños y niñas en el mundo terminen su educación primaria.

Estas son las duras realidades que nos dicen las estadísticas. Sin embargo, hoy somos testigos de que el esfuerzo, la dedicación, y el compromiso pueden cambiar estas cifras.

Es para mí un privilegio poder compartir con ustedes en un evento que resalta dos de los temas de mayor importancia en Guatemala: la nutrición y la educación.

El Programa Internacional McGovern-Dole, para la Alimentación y Nutrición Infantil, es uno de los mecanismos que está ayudando a abordar estos problemas. El programa honra la labor de dos senadores estadounidenses, reconocidos por su apoyo a la educación, su compromiso para asegurar almuerzos escolares, y su trabajo en pro del desarrollo y la seguridad alimentaria de los niños más pobres del planeta.

A través del Programa McGovern-Dole, Estados Unidos dona productos agrícolas y aporta asistencia técnica y financiera para programas destinados a la alimentación escolar, a la salud materno-infantil y a la nutrición infantil alrededor del mundo.

Esta ayuda se presta sólo a países – como Guatemala – que están comprometidos con mejorar su sistema educativo. Los objetivos principales del programa son reducir el hambre, incrementar la lectura, y mejorar la asistencia y rendimiento académicos, especialmente de las niñas, en escuelas primarias.

Está ampliamente demostrado que mejorar la educación de las niñas tiene efectos profundos y duraderos en el hogar y que repercuten en toda la comunidad.

Al aportar los medios para refacciones escolares y capacitación para maestros, el programa McGovern-Dole ayuda a aumentar la asistencia y el rendimiento escolar, mientras que proyectos de nutrición, enfocados en mujeres embarazadas y madres con infantes lactantes, mejoran su situación nutricional y su salud en general.

Si podemos ayudar a cambiar la vida de los más pequeños, podemos cambiar el futuro.

Niños y niñas mejor nutridos, especialmente durante sus primeros mil días de vida, tienen un mejor rendimiento en la escuela.

Numerosos estudios han demostrado que las mujeres son más propicias que los hombres a dedicar recursos en las necesidades alimentarias de toda la familia, así como en la salud y escolaridad de sus hijos. Niñas y mujeres mejor educadas tienen un efecto positivo en sus familias, el cual perdura por varias generaciones.

SHARE Guatemala es uno de los socios a largo plazo que el Gobierno de los Estados Unidos tiene en Guatemala. Nos identificamos, no sólo con lo que hacen como organización, sino cómo lo hacen -- con excelencia e integridad, basados en la solidaridad y el desarrollo del potencial humano. Y son estos valores los que han hecho posible el éxito de este programa.

Una de sus fortalezas es que trabajan muy de cerca y con un gran conocimiento de las comunidades locales, guiando, capacitando, y orientando una gran variedad de iniciativas. Valoramos altamente nuestra asociación con SHARE Guatemala.

Me complace notar que hemos trabajado con SHARE Guatemala en programas de alimentación escolar desde el 2005. Hoy estamos aquí para repasar los resultados positivos del esfuerzo de los últimos tres años, y para emprender una nueva etapa de este proyecto. Estoy seguro de que en los próximos tres años, los éxitos continuarán, y más guatemaltecos recibirán el apoyo que necesitan para seguir avanzando.

Continuemos trabajando para que juntos podamos ayudar a que las futuras generaciones de guatemaltecos tengan una mejor vida.

Muchas gracias.