Skip Global Navigation to Main Content
Skip Breadcrumb Navigation
Boletines de Prensa 2012

Declaración de la Embajada de los Estados Unidos de América en Guatemala sobre la Descriminalización de la Droga

Guatemala, 12 de febrero de 2012

“La idea de descriminalizar el uso de la droga ha sido debatida en distintas jurisdicciones, incluyendo Colombia, México, California y varios foros de la región centroamericana.

El Gobierno de los Estados Unidos de América continúa oponiéndose a tales medidas porque la evidencia muestra que nuestro problema compartido de la droga es una gran amenaza a la salud pública y a la seguridad. En los Estados Unidos, las drogas están presentes en aproximadamente la mitad de todos aquellos que cometen crímenes, oscilando entre delitos menores hasta delitos graves. La investigación científica demuestra, sin embargo, que la adicción a la droga es una enfermedad que puede ser prevenida y tratada exitosamente.

En el año fiscal pasado (2011), el Gobierno de los Estados Unidos gastó más de 10 mil millones de dólares para apoyar los programas de reducción de la demanda de la droga, comparado con 2.4 mil millones de dólares para los programas internacionales del control de la droga. Aunque todavía es muy alta, la tasa del uso general de droga en los Estados Unidos ha disminuido en alrededor de un tercio durante las tres décadas pasadas. Más recientemente, el uso de la cocaína ha caído en un 43 por ciento y el uso de la metanfetamina en los Estados Unidos ha sido reducido a la mitad.

Así como estos programas han demostrado que podemos tener éxito en reducir la demanda de drogas ilegales, el caso de Colombia muestra que un compromiso multilateral fuerte para combatir el narcotráfico y la actividad criminal transnacional puede tener éxito. Las muertes violentas en Colombia se redujeron a la mitad entre 2002 y 2011. El gobierno colombiano recuperó tanto el control de su territorio, como la confianza de sus ciudadanos. Con una voluntad política similar, otros gobiernos pueden tener ese mismo éxito.

Si las drogas ilegales fueran descriminalizadas mañana en Centroamérica, las organizaciones criminales transnacionales y las pandillas continuarían involucrándose en actividades ilícitas, incluyendo la trata de personas y el tráfico de armas ilegales, la extorsión y el secuestro, el robo de bancos, el robo de la propiedad intelectual y el lavado de dinero. La corrupción y los homicidios en Centroamérica son exacerbados ciertamente por el tránsito de drogas ilegales, pero con el incremento en el cultivo y el consumo de drogas descriminalizadas, el crimen en Centroamérica podría bien incrementarse a medida que los cárteles de droga cambian su enfoque a estas otras formas de actividades ilícitas.

El respeto a las leyes y a las instituciones fuertes del sector justicia son esenciales para combatir todos los tipos de crimen. El Gobierno de los Estados Unidos ayuda a los gobiernos centroamericanos a fortalecer el Estado de Derecho por medio del desarrollo de capacidades en las instituciones para el cumplimiento de la ley y la justicia, y apoyando a la policía comunitaria, a la prevención de pandillas y a las alternativas económicas y sociales para los jóvenes y las comunidades afectadas por el crimen, así como proporcionando asistencia a los gobiernos de Centroamérica en el mejoramiento de la seguridad fronteriza y la desarticulación de la infraestructura, las rutas y las redes criminales.

Las soluciones a la situación difícil que confronta Guatemala hoy incluyen el combate a la pobreza y a la desnutrición, el fortalecimiento de las instituciones y el respeto por el Estado de Derecho y el restablecimiento de una presencia efectiva del Estado en todas las áreas del país. La asistencia del Gobierno de los Estados Unidos para Guatemala (estimada en 220 millones de dólares en el año fiscal pasado) está enfocada exactamente en estos objetivos.

El Gobierno de los Estados Unidos está comprometido a trabajar con Guatemala y con todos nuestros socios en Centroamérica, de manera que juntos podamos prosperar y terminar con el ciclo de temor y violencia, el cual ha plagado la región por demasiado tiempo”.